TAXISTAS MADRILEÑOS SE UNEN PARA DEMANDAR A VOLKSWAGEN

Taxistas madrileños se organizan para demandar

colectivamente a Volkswagen

La Asociación Gremial de Auto-Taxi-Madrid (AGATM) ha puesto en marcha en la

Comunidad de Madrid una plataforma a la que se pueden sumar todos aquellos taxistas

que hayan comprado un vehículo con motor manipulado para falsear los datos de las

emisiones de gases, a fin de demandar colectivamente a Volkswagen.

Según ha explicado AGATM en un comunicado, el objetivo es facilitar y abaratar las

demandas que quieran interponer aquellos taxistas propietarios de coches de Volkswagen,

Skoda, Audi o Seat cuyos vehículos estén equipados con el motor diésel EA189 al que se

añadió un sistema informático para falsear los datos de las emisiones contaminantes.

La asociación pondrá a disposición de los afectados un equipo jurídico que defenderá sus

intereses tanto ante la propia marca como ante las administraciones públicas competentes con

el fin de "buscar la solución más satisfactoria para los taxistas afectados por estas prácticas

empresariales fraudulentas".

"Ya que al ser profesionales no se nos aplican las garantías de la legislación de

consumidores y usuarios, para aquellos que se apunten al listado de afectados AGATM

promoverá las reclamaciones legales de carácter colectivo destinadas a reclamar los daños y

perjuicios que se han derivado por la adquisición engañosa de los vehículos para usos

profesionales", explica la asociación.

Unir fuerzas

El objetivo es hacer las reclamaciones de forma colectiva "para unir la fuerza de una gran

cantidad de afectados y obtener los mejores resultados, minimizando así los costes y que

todos los afectados puedan acceder a reclamar con el menor gasto".

"Si las reparaciones que ha anunciado Volkswagen que va a efectuar no se producen

adecuadamente, provocasen que los vehículos redujesen de forma sustancial su potencia o

prestaciones, o aumentasen considerablemente el consumo de gasóleo, los taxistas que lo

deseen podrían negarse y exigir una indemnización al no cumplirse las características

ofertadas cuando fueron adquiridos", advierte.

Una indemnización que "puede ir desde el abono de una cantidad por los perjuicios causados,

el lucro cesante por el tiempo que se pierda en las revisiones, o la devolución del importe del

automóvil atendiendo a un criterio de proporcionalidad con su antigüedad o su sustitución por

uno nuevo".

"Además, como la marca ha incurrido en un engaño a los consumidores y a quienes han

adquirido un vehículo para uso profesional, como es nuestro caso, podremos llegar incluso a

la vía penal para hacer a la marca alemana asumir sus responsabilidades con los compradores

de sus vehículos", argumenta

Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)

1 / 1